EL MOTOR DE LA ACTIVIDAD FÍSICA SOSTENIBLE SE LLAMA DISFRUTE

La gran cantidad de aficionados a la actividad física, es decir, a la práctica deportiva, responden a causas diferentes sobre el motivo que lleva a realizarla. No creo que nos asustemos de cualquier respuesta en torno a la pregunta de << ¿Por qué haces deporte>>. Hoy en día, gracias a las redes sociales estamos relacionados en una inmensa comunidad donde todo se pone de manifiesto, y observamos que la gente hace deporte por motivos como estar en forma, lucir buen tipo, disfrute, etcétera elevado a 1000.

Por ejemplo un estudio acerca de << ¿para qué vamos al gimnasio los españoles? >> realizado por Acierto.com en el año 2018, concluye que después de la Navidad las inscripciones en los gimnasios aumentan un 30% y las razones que llevan a este incremento masivo en el gimnasio se corresponden en un 64% con el motivo de lucir tipazo y responden en menor medida motivos como la salud o perder peso con un 16% y  14% respectivamente.

Cuando veo este tipo de datos lo primero que me pregunto es ¿y el disfrute?; si en el deporte no disfrutas haciendo esto o aquello, difícilmente vas a poder mantenerlo como un hábito sostenible en el tiempo, y es una pena porque el deporte da mucho juego y nunca mejor dicho. Por tanto, la meta es importante, es un objetivo, y como tal, hay que ir a por él porque tenemos motivaciones más que suficientes que quieren conseguirlo, pero no olviden que en el camino hacia ese objetivo hay que encontrar disfrute (es decir, ser feliz haciendo actividad física, eso es para mí el disfrute que tanto estoy mencionando). Cuando logras alcanzar la felicidad haciendo actividad física, el resultado a modo de ejemplo se resume, en la sensación de llegar a casa y estar cansado pero con ganas de que llegue la siguiente sesión de actividad porque en la anterior lo pasaste muy bien, disfrutaste y fuiste feliz.

Para aquellos que todavía estáis en modo avión en la práctica deportiva y estáis leyendo esto, pensaréis que los que practicamos deporte con asiduidad (es decir, 5 o 6 veces a la semana) estamos locos, pero os digo que lo empiecen a realizar hoy mismo. Es posible que se les haga duro los primeros días o semanas, o incluso meses, todo depende en el estado de forma en el que se encuentre cada uno de vosotros.

Siempre pongo el mismo ejemplo (es un poco malo y quizás fuera de lugar, lo sé), empezar a realizar actividad física diaria es como empezar a beber cerveza, al principio no te gusta, pero claro, a medida que empiezas a beber repetidas veces empieza a gustarte más, pero no olvides que en un principio cuando diste el primer trago, no te gustaba; y sin embargo, es la bebida (con graduación) más consumida en todo el mundo. El ejercicio físico, al margen de este paralelismo, puede resultar duro al principio, pero el organismo cada vez que lo pones a prueba con un estímulo (a base de actividad física) te lo agradece lo más rápido posible (en cuanto se van las famosas agujetas) y responde adaptándose al estímulo. Por tanto, cada vez que realizas actividad física te estás mejorando a ti mismo.

¡No lo olvides, muévete!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s